Auspiciantes

El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) fue creado por Decreto del Presidente de la República Argentina, Dr. Raúl Alfonsín, el 20 de diciembre de 1985. El Consejo es una persona de derecho público no estatal que se sostiene, primordialmente, con los aportes que realizan sus miembros.

Durante sus primeros diez años de vida, nucleó, exclusivamente, a las universidades nacionales que, voluntariamente y en uso de su autonomía, se adhirieron a él como organismo coordinador de políticas universitarias. A partir de la sanción de la Ley de Educación Superior (1995), se han incorporado los institutos universitarios y las universidades provinciales reconocidas por la Nación.

El CIN tiene funciones, esencialmente, de coordinación, consulta y propuesta de políticas y estrategias de desarrollo universitario y la promoción de actividades de interés para el sistema público de educación superior. Es, además, órgano de consulta obligada en la toma de decisiones de trascendencia para el sistema universitario.

Junto con el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP) y representantes de los Consejos de Planificación Regional de la Educación Superior (CPRES), integra el Consejo de Universidades, que preside el Ministro de Educación de la Nación.


La Red Universitaria de Educación a Distancia de Argentina se conformó el 10 de agosto del año 1990. La primera convocatoria tuvo lugar en la ciudad de Buenos Aires, con la participación de representantes de las Universidades Nacionales de Salta, del Sur, de Rosario, del Litoral, de San Juan, de La Plata, de Buenos Aires, de la Patagonia San Juan Bosco y de la Tecnológica Nacional.

Entre los principales objetivos que se acordaron en la reunión fundacional, cabe mencionar los siguientes: “fomentar y desarrollar el empleo adecuado de los recursos de educación a distancia para superar problemas educativos específicos; promover la investigación, la experimentación y el desarrollo de métodos y procedimientos en educación a distancia; fomentar la formación, perfeccionamiento y capacitación de los miembros de RUEDA; organizar, convocar y participar en encuentros nacionales, regionales e internacionales del área; establecer estrategias de acercamiento a fuentes de financiación; fomentar el fluido intercambio de información y de programas educativos producidos dentro y fuera de RUEDA; asesorar sobre los aspectos educativos, políticos, económicos, legislativos y técnicos pertinentes a la Red; y proponer políticas relativas al área de la RUEDA.

En mayo del año 2000, durante la reunión realizada en la Universidad de Cuyo, los objetivos fundacionales y el rol de RUEDA fueron discutidos nuevamente con el fin de analizar críticamente su vigencia, su relevancia y de formular otras intencionalidades pertinentes a esta nueva etapa de RUEDA. De esta manera, RUEDA asume viejos y nuevos propósitos de acción como una red de cooperación comprometida con el desarrollo de la educación a distancia en las universidades públicas.


La Asociación Mexicana de Educación Continua y a Distancia (AMECYD) tiene su origen en la Asociación Mexicana de Educación Continua (AMEC), organización constituida en 1990, integrada por profesionales comprometidos con el desarrollo del país y conscientes de la necesidad de mantenerse a la vanguardia en los adelantos de la educación continua.

Desde su creación, la AMEC tuvo como principales objetivos: integrar a las instituciones y profesionales de la Educación continua (E.C.) del nivel superior en el país para la organización de cursos y programas, impulsar el desarrollo y el reconocimiento social de los profesionales que se desempeñan en actividades relacionadas con la E.C., y establecer y promover relaciones con instituciones de los sectores educativo, empresarial, gubernamental y social, que realicen acciones en el campo de la E.C.